martes, 5 de julio de 2016

,,,,

recupera las ganas de leer, con estos 5 libros

Dios bendiga a la nueva  literatura mexicana, aquella que está llena de giros dramáticos como tornados, palabras negras –o sucias– que acentúan el desencanto de los personajes que se revuelcan en ciudades grises. Esa inmundicia que se lee en hojas blancas y purísimas es lo que nosotros llamamos México.

¿Es digna de aplaudirse la mugre? En este caso sí, porque de ahí surgen las más crueles reflexiones que necesitamos. Hay que aceptarlo, el país está yéndose por la borda desde hace un par de décadas. El ensayo filosófico que dejó Paz estuvo bien, pero el tiempo pasó y las malas costumbres se acentuaron. Ojalá nos hubiéramos quedado en ese punto aún inocente y letárgico de interrogación sobre lo que somos.

Hoy el devenir nos alcanzó y el desconocimiento de nuestra identidad dejó de ser una preocupación el en inconsciente. ¿Pachucho y otros extremos? Eso ya suena a viejo. Ahora lo importante es sobrevivir en una jungla de azar y de sueños perdidos, pero es lo que hay, es lo que nos toca enfrentar sin oportunidad de cambio, contraataque y noqueo.



Octavio Paz publicó “El Laberinto de la Soledad” en 1950. Si quieres conocer más obras que sigan este rumbo da click aquí.


Nos quitaron los guantes, amarraron nuestros puños y nos sentaron en el banco de la esquina para recibir una tunda de la que aún no nos recuperamos. Un par de años después que comenzó la madriza –por supuesto hablamos de la consolidación del PRI–, nacieron diversos escritores que fueron empapados por todo lo malo del país. Con la diferencia que, como buenos intelectuales, tomaron el lado sucio de las cosas y trataron de pulirlas.

Pulir no debe confundirse con limpiar, porque la suciedad se quedó, sólo que ahora servía para sostener un mundo literario. En este ambiente nacieron escritores como Eduardo Antonio Parra, Juan Villoro, Guillermo Fadanelli, Xavier Velasco, entre otros. Si llegaste hasta aquí es porque perdiste la fe en la literatura por carecer de ese algo que te sacude el corazón. A continuación lo reencontrarás.



                                               Guillermo Fadanelli, “Lodo” DESCARGA




Hay autores que escriben para entretener, otros para caer bien y por último, en menores escala, están quienes usan la literatura para incomodar. Si estabas perdiendo la fe literaria porque lo que leías era insípido como el agua, Fadanelli es un concentrado de réplicas y fuertes azotes contra el mundo. Gracias a sus primeras publicaciones (“Cuentos mejicanos” y “El día que la vea la voy a matar”) se ganó el apodo de enfant terrible del undergroundmexicano. Fundó la revista Moho y lideró el contingente “literatura basura”, así que ten la seguridad que su discurso asesino de sueños te acelerará el corazón.



“Lodo” tiene la fórmula nabokoviana perfecta de transgresión, aunque aumentada debido al visceral estilo del mexicano. Benito Torrentera es un profesor universitario, o mejor dicho, voceador del pesimismo. En el extremo opuesto se encuentra Flor Eduarda, lectora de filosofía y conocedora de la historia colonia. A pesar de los importantes estudios de Benito, sucumbe ante la tentación de una inocente (¿?) mujer. Ambos se escapan a Michoacán para liberarse del yugo social y académico. El travieso espíritu de Fadanelli hace que la novela salte del amor a la violencia en tres páginas. ¿Querías un poco de sobresaltos? Aquí están.



                                      Enrique Serna, “La ternura caníbal”  DESCARGA



Él mismo confiesa que el texto que más ama en su biblioteca personal es una biografía novelada de Santa Anna, el villano favorito de la historia de México. Con ese dato se puede conocer por dónde transitan los pensamientos de Serna. Él no se va por el lado iluminado de las calles. Prefiere los callejones oscuros con olor a sexo. Sí, Enrique gusta de las pasiones más bajas, de perversiones, fantasías torcidas y vicios. Suena duro, pero una vez que comiences a leer su obra, la palabra que saldrá de tu boca será “encantador”.



Este libro es la representación de todo lo anterior vaciado dentro de diversas historias de pareja. Las diferencias entre éste y sus anteriores obras son las situaciones llenas de riqueza y lujo, eso sí, con mucha discordia emocional. Ejemplo de ello es ‘Material de lectura’, donde una mujer reflexiona sobre lo mediocre que es su matrimonio durante un viaje por crucero. Una vez llegando a su destino, todos los sucios sentimientos que venía alimentando explotan y matan al hombre que tanto asco le provoca.



                       Xavier Velasco, “Una banda nombrada Caifanes” DESCARGA


Otro de los chicos terribles de la literatura mexicana, Xavier Velasco es uno de los exponentes más interesantes de nuestra narrativa. Las alegorías que construye van más allá de un simple relato moralista o reflexivo. Sus historias han sido calificadas como desvergonzadas pues motivan a los lectores a encontrar el lado oscuro de sus sentimientos, sin espacio para juzgarlas o negarlas, pues al final del camino se encuentra un cuarto lleno de placeres al que pocos se atreven a darle la vuelta.



“Una banda nombrada Caifanes” es la descripción apasionada de un grupo de rock mexicano. Todos conocen a esa mítica banda y lo que significó su música para el país, pero en esta ocasión, Xavier Velasco juega con un ingenioso e inteligente lenguaje para seguir la trayectoria de 4 personajes de manera íntima y poco conocida. Los relatos son los de unos adolescentes que se suben al “tren” del rock and roll sin saber la realidad vertiginosa que provocará en sus cuerpos. Más allá de los éxitos de Velasco, esta obra se va por la tangente de las acostumbradas temáticas, pero crea el mismo deseo de pedir más.



                Eduardo Antonio Parra, “Sombras detrás de la ventana” DESCARGA



México es un país violento, eso queda claro. Por tanto, hablar de temas que circundan por este pozo se vuelven monótonos y desinteresados. Antonio Parra sabe que es un recurso agotado, pero es fiel a lo que sus ojos ven. Si eso es todo lo que se vive, ¿de dónde se pueden sacar más historias? Lo mejor es que Eduardo lo retoma como si fuera una novedad, como si la rutina melodramática o el chantaje ideológico fueran problemas que nacieron ayer. 



Este sentido de lo “nuevo” es lo que otorga una perspectiva poco trabajada en la literatura. Así, “Sombras detrás de la ventana” es un cúmulo de distintas vejaciones sociales que se denuncian para dejarlas caer en el ámbito de lo habitual. Sus protagonistas son antihéroes anónimos, prostitutas, indocumentados o cualquier otro organismo de la vida nocturna. Decías haberle perdido el interés a la literatura, pues estos relatos te engancharán de nuevo, aunque sea por las malas.



                                 Juan Villoro, “Los culpables” DESCARGA




Este es un relato sobre traidores o entes que se sienten traicionados y culpables. Todos los protagonistas son mexicanos, lo que hace el dolor más cercano y real. Entre sus páginas se conoce a un mariachi frustrado, un futbolista que sufrió un atentado de bomba, el viaje por Oaxaca y Yucatán de un poeta sin éxito o un limpiador de vidrios. Todos son relatos que sorprenden por lo inverosímil de los actos, pero Villoro los trabaja tan bien que se piensa que realmente pasó y, lo peor, se sufrió. Este autor es uno de los escritores mexicanos más importantes actualmente y vale la pena conocerlo a fondo. Para no enredar este artículo, lo mejor es que te dirijas al siguienteenlace para conocer su alma. 



Escoge alguno de estos libros e intenta no engancharte con tan sólo leer una página. Si tu pretexto es que no tienes tiempo para leer, en el siguiente link hay 3 libros que puedes leer en un sólo día y cambiarán tu vida por completo. Si después de conocer alguna de estas historias fuiste presa de un salvaje deseo literario, puedes dar click aquí y conocer cuáles con los 100 libros que debes leer antes de morir. Hablando sobre México y sus problemáticas, es momento de dejar a un lado la ficción y conocer un hecho que sucede en el país y necesita que todos lo reflexionemos. Sé solidario dando click en este enlace.

No hay comentarios:

Publicar un comentario